F for fake: el palimpesto digital

Contra todo pronóstico y en contraposición con la decisión de sus lectores, la revista Time ha elegido al cofundador de Facebook como “personalidad del año” frente a Julian Assange, Karzai o los mineros de Chile.


Orson Welles acabó alejándose de la industria que en su momento le llevó a los altares. Nunca abandonó su profesión, nunca se rindió, pero tampoco consiguió el perdón de los que le acusaron de “mero imitador” de los modelos de otros y de “afán de protagonismo”. Welles contraatacó haciendo lo que mejor sabe. En 1973 rodó “F for Fake” (“Fraude”), una obra maestra que plantea hasta qué punto la representación artística es transparente a la hora de mostrar lo real y lo ficticio.

En cierto sentido, Julian Assange es otro creador repudiado por su propio gremio, o al menos por aquellos que no se han visto directamente beneficiados (es decir, todos aquellos que nos han podido publicar en exclusiva sus cables). La decisión de la revista Time no hace si no confirmar lo que era un secreto a voces: Julian Assange se ha quedado oficialmente solo.

La determinación se torna aún más inconcebible y “fraudulenta” si cabe si se tiene en cuenta que el “sustituto” es el cofundador de la red social Facebook: Mark Zuckerberg. Si bien es cierto que en 2010 se estrenó a nivel mundial la adaptación cinematográfica de su historia (haciéndose con una millonaria recaudación y un no menos despreciable prestigio entre los críticos) y su número de usuarios superó los 500 millones, la red social no pasa precisamente por su mejor momento.

Las reacciones tanto de usuarios como de algunos prestigiosos blogueros no han tardado en surgir. Así, José Luis Orihuela, concedía una entrevista digital para CNN+ en el que no dudaba en afirmar que “a pesar de que la repercusión de Facebook es indudable, ya es un fenómeno lo suficientemente asentado como para considerarlo novedad), lo más relevante es la decisión tomada en contra de los propios lectores”.

“¡Facebook es un chismógrafo, WikiLeaks es un estandarte a favor de la libertad de expresión!” dice un usuario del Twitter,“No es de extrañar, la prensa americana no le apoya” afirma otro usuario del propio Facebook.

Las razones de Time

Ante el alubión de críticas, la revista se defiende afirmando que “Facebook es algo que está transformando el modo en que vivimos hoy en día”.

For connecting more than half a billion people and mapping the social relations among them (something that has never been done before); for creating a new system of exchanging information that has become both indispensable and sometimes a little scary; and finally, for changing how we all live our lives in ways that are innovative and even optimistic, Mark Elliot Zuckerberg is TIME’s 2010 Person of the Year“.

Un Palimpesto digital es hacia lo que Assange va encaminado. Facebook es un canto a la falta de intimidad, mientras que WikiLeaks defiende la inexistencia de documentos públicos guardados con recelo, es una oda a la verdadera libertad de expresión.

Tal vez en unos años, sepamos que la revista Time tomó su decisión basándose en otros asuntos, de más altos vuelos…

Anuncios
Published in: on 16 diciembre, 2010 at 10:19 am  Dejar un comentario  

Un perro andaluz en Getafe

Acaban de cumplirse 80 añosde la primera proyección de “Un perro andaluz” (“Un chien andalou”) y las reacciones ante suvisionado, por mentira que parezca, no han cambiado. La Asociación Cultural Destellos de Getafe nos ofrece este próximo 5 de enero convertirnos en privilegiados espectadores del primer film de Buñuel en pantalla grande.

Los sueños no tienen lógica, ni espacio,ni tiempo. Un chien andalou en palabras de Román Gubern es el resultado de “un guión tejidocon los sueños” del tándem Buñuel-Dali. Y resulta imprescindible para la comprensión del film partir de esta premisa, para no forzar una coherencia lógica a lo que premeditadamente no la tiene y guiarnos por el libre juego de las asociaciones que las imágenes y su interrelación provoquen en nosotros,los espectadores,para convertirnos en los soñantes”.“Esta locura por los sueños, por el placer de soñar, que nunca he tratado de explicar, es una de las inclinaciones profundas que me han acercado al surrealismo”.De esta manera, en “su último suspiro”, Buñuel hablaba sobre su acercamiento al movimiento surrealista y la creación de la única obra considerada puramente surrealista.

En apenas 17 minutos, 10 secuencias de rollo fílmico tambalearon los pilares artísticos de miles de espectadores que se movían entre el éxtasis y la repugnancia tras su visionado. Pero el mérito no era enteramente de los dos genios españoles.

Unidos por la Residenciade Estudiantes, ambos se habían empapado de cine experimental firmado por René Clair (Entreacto), Man Ray (La estrella de mar) o Germaine Dullac (El clérigo y la concha). Del movimiento dadaísta y surrealista precedente habían tomado la negación del orden establecido y de la moral convencional, la liberación del objeto de su funcionalidad y supuesta en escena en igualdad de condiciones con la figura humana, la exaltación del erotismo o la subversión del lenguaje y de la lógica y percepción habituales. En resumidas cuentas, calandino y figuerense pretendían pasar por alto todas las convenciones de la narrativa fílmica habitual, aportando al arte una dimensión social y colectiva, hasta entonces desconocida prácticamente en nuestro país.

En cuanto al argumento del film, Buñuel relata “esta película nació de la confluencia de dos sueños.[…] yo le conté un sueño que había tenido poco antes, en el queuna nube desflecada cortaba laluna y una cuchilla de afeitar hendía un ojo . Él (Dalí) a su vez,me dijo que la noche anterior había visto en sueños una mano llena de hormigas”.

Sin embargo, y muy a su pesar, el film guarda un profundo simbolismo. La propuesta, difícilmente pudo escapar a la crítica de lo que ella misma criticaba. Al fin y al cabo el anti-Arte que los surrealistas predicaban, por muy desconcertantes que fueran sus manifestaciones, acabaría siendo asimilado en gran parte por el pensamiento institucional. Tras los títulos de crédito, Dalí da forma a sus sueños, y tras observar cómo una nube corta a la luna, él hace lo propio con el ojo de una mujer.

Se trata de la primera y más recordada escena de Un perro andaluz. El montaje alterno de las secuencias de la luna atravesada por la nube y el ojo cortado por la navaja nos lleva a una asociación figurativa y simbólica de los mismos.

El director considera en este punto que el espectador necesita ayuda externa para dejar que su Yo Subjetivo se involucre en el sueño. A través de un primerísimo primer plano angustiosamente realista ciega nuestra mirada convencional para dejar paso a las profundidades del inconsciente, a los recovecos del sueño.

El éxtasis morboso que le produce al joven ver morir atropellada a la mujer le lleva a su “objeto del deseo”, pero aparecen los impedimentos morales y culturales, materializados en el piano, los burros putrefactos, las calabazas secas o los hermanos maristas.

El peso de toda una educación religiosa y burguesa se opone a la consumación del instinto sexual. Pero aún a pesar del dramatismo, hay cabida para los gags y el joven cae al más puro estilo del cine cómico americano.

A través de una narración dinámica, apoyada en la banda sonora y el continuo cambio de escenografía del film, Buñuel nos va presentando imágenes inconexas o en todo caso, articuladas a través de la gramática de los sueños. En lo que respecta al imaginario del film, dos de sus actores Simone Mareuill y Pierre Batcheff se suicidaron poco después del rodaje, mientras que Charles Chaplin se desmayaba cada vez que visionaba la famosa escena del ojo cercenado.

Luis Buñuel decía ante las interpretacionesde “su perro andaluz”que “en lugar de tratar de explicarlas imágenes deberían aceptarse tal como son ¿me conmueven, me repugnan, me atraen? Con eso debería bastar”, así que, con esto basta.

Published in: on 8 diciembre, 2010 at 8:34 pm  Comments (1)