¿Dónde están los periodistas?

No hay nada más estimulante para un periodista que un acto inesperado que cubrir, y eso fue lo que sucedió el pasado jueves 28 de octubre. La Carlos III, con el apoyo de la Agencia Regional para la Inmigración y la Cooperación de la Comunidad de Madrid a través del Vicerrectorado de Igualdad y Cooperación de la propia Universidad y del Departamento de Periodismo y  Comunicación Audiovisual había organizado una más que interesante jornada bajo el título de “Periodismo y Derechos Humanos: la lucha por la libertad de expresión”. Aunque en principio pudiera parecer más de lo mismo, el subtítulo resultaba más que prometedor: “Jornada de reflexión sobre el estado actual de la libertad de prensa en los países democráticos y en aquellos países en los que existe censura”.

En apenas cuatro horas los privilegiados asistentes fuimos testigos de las valiosas palabras de varios de los primeros espadas en el ámbito de la comunicación actual.

El crítico musical, pero también corresponsal del ABC durante más de una década, José Manuel Costa, inauguraba el acto con una ponencia que fue, sobre todo testimonial. “La opacidad de lo transparente: trabas invisibles pero existentes en los países plenamente democráticos” se centró en las experiencias vividas por el médico convertido en periodista en dos momentos fundamentales para la historia en general, y el periodismo en particular: la caída del Muro de Berlín y la guerra de Irak. Ambos países democráticos, ambos países con una grave censura informativa institucional. Costa dejaba patente cómo a través de la comunicación se puede caer en la desinformación y sobre todo lamentaba cómo el periodista se podía ver abocado a la  comunicación guiada, “no pudiéndose negar a reproducir declaraciones de un primer ministro”.

Rafael Maturana González- Orduña (miembro de la junta directiva de Reporteros Sin Fronteras España) y Mayte Carrasco (reportera de guerra freelance e investigadora del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria), compartieron mesa en la siguiente ponencia. La cosa se encrudecía. Les tocaba el turno a los países en los que la censura no era una sospecha, sino una clara evidencia. A través de la página web de Reporteros sin Fronteras España, podemos acceder a dos escalofriantes datos. Por un lado, el llamado barómetro en el que se nos muestra el número de periodistas, colaboradores y ciberdisidentes muertos o encarcelados (y van 314). Por el otro, el informe anual sobre libertad de presa correspondiente al año 2009, una puesta al día sobre los países en los que, parafraseando a  González- Orduña, “más vale no ser periodistas”.

Por su parte, Mayte Carrasco, no se anduvo con chiquitas y decidió impartir una clase magistral sobre reporterismo titulado “Nuevas tecnologías y libertad de expresión. Decepciones de una reportera de guerra”. Reconoce que con la llegada de las nuevas tecnologías se consiguió la inmediatez de la información y un supuesto acceso universal a la misma, pero “finalmente la democratización de la información no se ha producido de manera satisfactoria, y el acceso a Internet no es real”. Es más, Carrasco habló de una servidumbre de las nuevas tecnologías para con el poder manifestada a través de su prohibición, su restricción parcial, propaganda proactiva o la llamada monitorización de la información. El periodista occidental, afirmaba, “es víctima de su propia autocensura, seleccionando mal las noticias y tratando mal la información, lo que nos lleva al caos narrativo reinante hoy en día, en el que prima el espectáculo, se simplifica la información, el mensaje periodístico se ve radicalizado, la mujer no cuenta si no es como víctima, reina la desinformación, se pierde la agenda de la información y la precariedad laboral en los medios se hace insostenible”.

El caso de la blogger cubana Yoani Sánchez y su trabajo desde la web Generación Y, es realmente esperanzador, y nos demuestra el potencial de las nuevas tecnologías con respecto a una verdadera consecución de la libertad de expresión global.

Tal vez fue su cercanía, o la claridad con la que casi “suplicaba” a las próximas generaciones que “es necesario que los periodistas tengan voz y criterio propio y que sepan decir que NO”, lo que la convirtió en la ponente de mayor calado entre los asistentes.

“¿Quién está detrás o por qué te están dando este mensaje? Estas son las dos primeras preguntas que hay que hacerse”. Estas palabras salían de boca de una de las corresponsales más veteranas de nuestra televisión: Rosa María Calaf. Completó su discurso sobre la censura recomendado una interesantísima página web, Proyect Censored, página elaborada por la Universidad estadounidense de Sonoma en la que trata, entre otras cosas, sobre los 25 grandes temas de actualidad que han sido obviados por los medios, a pesar de su relevancia y trascendencia.

La periodista alertó sobre el proceso de banalización en el que se haya inmersa la información en la actualidad: “Nunca ha habido tantos recursos, nunca ha habido tanto acceso al conocimiento, nunca se ha podido estar tan bien preparado y nunca se ha estado tan desinformado”. Duras fueron las palabras que dedicó también al mal llamado periodismo ciudadano, al que no dudó en calificar de perverso.

El broche de oro de la mañana lo puso el actual vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Aurelio Martín, que, preguntado por el futuro de los medios digitales afirmaba: “Los usuarios no pueden exigir calidad, inmediatez, buena información y que todo sea gratis. Cuando se quiere una calidad hay que pagarla aunque confío en que la publicidad sea la que lo haga”.

Reconozco que, a la salida de la jornada, no podía quitarme de la cabeza la frase con la que Mayte Carrasco finalizó su discurso: ¿Dónde están los periodistas?


 

 

Anuncios
Published in: on 2 noviembre, 2010 at 10:17 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://osfa21.wordpress.com/2010/11/02/%c2%bfdonde-estan-los-periodistas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. […] hace mucho tuve la ocasión de asistir a una jornada sobre Periodismo y Derechos Humanos, en la que la corresponsal de guerra freelance Mayte Carrasco afirmaba tajantemente ser contraria a […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: