Y el vídeo se hizo palabra

Gonzalo Martín, estudioso de la transformación de la industria audiovisual, se siente cómodo criticando al gremio periodístico impartiendo una clase a futuros periodistas. Eso dice mucho de él.


Es arriesgado, innovador y, algo muy importante, economista. Parece que no, pero para él no son lo mismo 30 que 40 palabras. La diferencia son 10, 10 palabras con las que tal vez su reflexión sobre la realidad quedaría más redonda, pero tal vez un anuncio en el que se lea ¡El sexo es vida! te lo impida. Incluso cuando parece que sólo hay cabida para el dolor informativo, unos diamantes a buen precio pueden convertir el mejor de los obituarios en una verdadera frivolidad. En la sociedad preanalógica la publicidad es “the boss”. (Y sino que se lo digan a Casciari, cuya única escapatoria fue entonar el “Yo Renuncio”).

Por ello, entre otras cosas, Gonzalo Martín nos invita a explorar nuevos mundos mediáticos, en los que prime la igualdad de condiciones y la neutralidad informativa, pero sobre todo, nos insta a romper con los grandes grupos mediáticos. “La clave está en poder hacer cosas por nuestra cuenta, cosas que nos interesan de verdad”, afirma. Y el vídeo, es uno de los recursos más efectivos y persuasivos para conseguirlo. Para muestra, un botón:

En su infinita amabilidad, Gonzalo Martín nos ha concedido una entrevista en la que perfila cómo podemos convertirnos en verdaderos pistoleros de información.

¿Puede un experto en la transformación de la industria audiovisual impartir una clase magistral al respecto y NO MOSTRAR NI UN SOLO VÍDEO? Sí, el creador del término de Videosfera distribuída.

Anuncios
Published in: on 25 noviembre, 2010 at 10:31 am  Comments (1)  

¿Por qué lo llaman neutro, cuando quieren decir libre?

Desde hace más de media década, el debate ha saltado de foros a totales de televisión, pasando por emisoras y editoriales de prensa escrita. ¿Internet debe ser una red neutral? ¿Ya lo es? ¿Lo va a dejar de ser?


Nos encontramos ante un momento crucial en la historia de Internet. La red de redes, cuya esencia, desde su nacimiento, ha sido la igualdad entre los datos, está siendo cuestionada. El “network neutrality” u “Open Internet” sostiene que los sitios web deben recibir el mismo tratamiento de empresas de cable y telefónicas para el uso de sus líneas de banda ancha y de alta velocidad. Es decir, consiste en mantener la garantía de igualdad en el acceso al contenido, sea cual sea el servicio o el dispositivo que se use para gestionar los datos y hacer la petición.

Parece mentira, pero sí, lo que se está debatiendo es la transparencia, la igualdad y la no discriminación de los usuarios de la red.

El creador del término, Tim Wu,  que presentó sus primeras ideas sobre la neutralidad de red en un artículo de 39 páginas llamado Network Neutrality, Broadband Discrimination, observa aterrorizado cómo avanza la monopolización de la información en la red a favor de las empresas más poderosas. Wu lo tiene claro, y en una entrevista concedida al New York Times, afirma sin tapujos que, a quien más teme es a Apple.

¿Y qué creéis que puede pensar al respecto el creador de la web? Tim Berners-Lee no duda en afirmar que : “Si pago para conectarme a la Red con cierta calidad de servicio, y tú pagas para conectarte con igual o mayor calidad de servicio, entonces deberíamos poder comunicarnos al mismo nivel […] Es responsabilidad de los ISP asegurarse de interoperar para que eso suceda […] La Neutralidad en la Red NO es pedir internet gratis […] NO es que uno no puede pagar más dinero por mayor calidad de servicio.”

Por su parte, las redes sociales y los blogs han vuelto a demostrar valentía y compromiso, y son muchos los que ya tratan de buscar posibles salidas a una posible nueva forma de pérdida de libertad en el ámbito de la comunicación.

No me gustaría terminar sin rescatar la visión que Google y Verizon tienen al respecto, y que ha salido publicada en el blog de políticas públicas de Google. Se trata de siete propuestas conjuntas, que os animo a consultar.

No podemos dejar pasar nuestra libertad por entre las teclas del ordenador. Debemos informarnos y actuar. En este caso, es  mucho lo que nos jugamos.

 

Published in: on 18 noviembre, 2010 at 10:09 am  Dejar un comentario  

Lo que la ropa deja al descubierto

¿Quién no se ha hecho esa pregunta alguna vez? ¿Falda o pantalón? ¿Vaqueros o chándal? Lo cierto es que en la elección de nuestra vestimenta dejamos al descubierto mucho más de lo que “cubrimos”.  Y para muestra un botón. Os invito a descubrir, a través de esta pequeña galería, a qué época  o a quién pertenecen cada uno de los trajes fotografiados.

Para empezar, os dejo una facilita…

 

http://www.flickr.com/photos/55487052@N03/?saved=1

Published in: on 11 noviembre, 2010 at 10:12 am  Dejar un comentario  

¿Dónde están los periodistas?

No hay nada más estimulante para un periodista que un acto inesperado que cubrir, y eso fue lo que sucedió el pasado jueves 28 de octubre. La Carlos III, con el apoyo de la Agencia Regional para la Inmigración y la Cooperación de la Comunidad de Madrid a través del Vicerrectorado de Igualdad y Cooperación de la propia Universidad y del Departamento de Periodismo y  Comunicación Audiovisual había organizado una más que interesante jornada bajo el título de “Periodismo y Derechos Humanos: la lucha por la libertad de expresión”. Aunque en principio pudiera parecer más de lo mismo, el subtítulo resultaba más que prometedor: “Jornada de reflexión sobre el estado actual de la libertad de prensa en los países democráticos y en aquellos países en los que existe censura”.

En apenas cuatro horas los privilegiados asistentes fuimos testigos de las valiosas palabras de varios de los primeros espadas en el ámbito de la comunicación actual.

El crítico musical, pero también corresponsal del ABC durante más de una década, José Manuel Costa, inauguraba el acto con una ponencia que fue, sobre todo testimonial. “La opacidad de lo transparente: trabas invisibles pero existentes en los países plenamente democráticos” se centró en las experiencias vividas por el médico convertido en periodista en dos momentos fundamentales para la historia en general, y el periodismo en particular: la caída del Muro de Berlín y la guerra de Irak. Ambos países democráticos, ambos países con una grave censura informativa institucional. Costa dejaba patente cómo a través de la comunicación se puede caer en la desinformación y sobre todo lamentaba cómo el periodista se podía ver abocado a la  comunicación guiada, “no pudiéndose negar a reproducir declaraciones de un primer ministro”.

Rafael Maturana González- Orduña (miembro de la junta directiva de Reporteros Sin Fronteras España) y Mayte Carrasco (reportera de guerra freelance e investigadora del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria), compartieron mesa en la siguiente ponencia. La cosa se encrudecía. Les tocaba el turno a los países en los que la censura no era una sospecha, sino una clara evidencia. A través de la página web de Reporteros sin Fronteras España, podemos acceder a dos escalofriantes datos. Por un lado, el llamado barómetro en el que se nos muestra el número de periodistas, colaboradores y ciberdisidentes muertos o encarcelados (y van 314). Por el otro, el informe anual sobre libertad de presa correspondiente al año 2009, una puesta al día sobre los países en los que, parafraseando a  González- Orduña, “más vale no ser periodistas”.

Por su parte, Mayte Carrasco, no se anduvo con chiquitas y decidió impartir una clase magistral sobre reporterismo titulado “Nuevas tecnologías y libertad de expresión. Decepciones de una reportera de guerra”. Reconoce que con la llegada de las nuevas tecnologías se consiguió la inmediatez de la información y un supuesto acceso universal a la misma, pero “finalmente la democratización de la información no se ha producido de manera satisfactoria, y el acceso a Internet no es real”. Es más, Carrasco habló de una servidumbre de las nuevas tecnologías para con el poder manifestada a través de su prohibición, su restricción parcial, propaganda proactiva o la llamada monitorización de la información. El periodista occidental, afirmaba, “es víctima de su propia autocensura, seleccionando mal las noticias y tratando mal la información, lo que nos lleva al caos narrativo reinante hoy en día, en el que prima el espectáculo, se simplifica la información, el mensaje periodístico se ve radicalizado, la mujer no cuenta si no es como víctima, reina la desinformación, se pierde la agenda de la información y la precariedad laboral en los medios se hace insostenible”.

El caso de la blogger cubana Yoani Sánchez y su trabajo desde la web Generación Y, es realmente esperanzador, y nos demuestra el potencial de las nuevas tecnologías con respecto a una verdadera consecución de la libertad de expresión global.

Tal vez fue su cercanía, o la claridad con la que casi “suplicaba” a las próximas generaciones que “es necesario que los periodistas tengan voz y criterio propio y que sepan decir que NO”, lo que la convirtió en la ponente de mayor calado entre los asistentes.

“¿Quién está detrás o por qué te están dando este mensaje? Estas son las dos primeras preguntas que hay que hacerse”. Estas palabras salían de boca de una de las corresponsales más veteranas de nuestra televisión: Rosa María Calaf. Completó su discurso sobre la censura recomendado una interesantísima página web, Proyect Censored, página elaborada por la Universidad estadounidense de Sonoma en la que trata, entre otras cosas, sobre los 25 grandes temas de actualidad que han sido obviados por los medios, a pesar de su relevancia y trascendencia.

La periodista alertó sobre el proceso de banalización en el que se haya inmersa la información en la actualidad: “Nunca ha habido tantos recursos, nunca ha habido tanto acceso al conocimiento, nunca se ha podido estar tan bien preparado y nunca se ha estado tan desinformado”. Duras fueron las palabras que dedicó también al mal llamado periodismo ciudadano, al que no dudó en calificar de perverso.

El broche de oro de la mañana lo puso el actual vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Aurelio Martín, que, preguntado por el futuro de los medios digitales afirmaba: “Los usuarios no pueden exigir calidad, inmediatez, buena información y que todo sea gratis. Cuando se quiere una calidad hay que pagarla aunque confío en que la publicidad sea la que lo haga”.

Reconozco que, a la salida de la jornada, no podía quitarme de la cabeza la frase con la que Mayte Carrasco finalizó su discurso: ¿Dónde están los periodistas?


 

 

Published in: on 2 noviembre, 2010 at 10:17 pm  Comments (1)